El Tercer Secreto de Fátima Completo: Los Secretos de Fátima

El Tercer Secreto de Fátima

El «Cardenal» Oddi: [El Tercer Secreto] "no tiene nada que ver con Gorbachov. La Santísima Virgen nos está alertando sobre la apostasía en la Iglesia".

Mario Luigi Ciappi: "En el Tercer Secreto se predice, entre otras cosas, que la gran apostasía en la Iglesia comenzará por lo alto".

EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA COMPLETO


La conversación de Sor Lucía con el Padre Fuentes (26 de Diciembre de 1957).

Yo deseo solamente contar a ustedes de la última con­versación que tuve con Sor Lucía el 26 de diciembre del año pasado. Me reuní con ella en su convento. Estaba muy triste, muy pálida y demacrada. Me dijo:

"NADIE HA PRESTADO NINGUNA ATENCION"

"Padre, la Santísima Virgen está muy triste porque nadie ha prestado ninguna atención a Su mensaje, ni los buenos ni los malos. Los buenos continúan su camino, pero sin dar ninguna importancia a Su Mensaje. Los malos, no viendo realmente caer el castigo de Dios sobre ellos, continúan su vida de pecado sin atender siquiera el mensaje. Pero créame Padre, Dios castigará al mundo y eso será de una manera terrible. El castigo del Cielo es inminente."


EL SECRETO NO REVELADO


Padre, ¿cuanto tiempo hay antes de que llegue 1960? Será muy triste para todos, ninguna persona se alegrará de nada si antes el mundo no reza y hace penitencia. No puedo dar ningún otro detalle, porque esto es todavía un secreto. De acuerdo a la voluntad de la Santísima Virgen, solo al Santo Padre y al Obispo de Leiria les está permitido conocer el secreto, pero ellos han elegido no saberlo, para no ser influenciados.

Es la tercera parte del Mensaje de Nuestra Señora, la que permanecerá secreta hasta 1960.


RUSIA, EL FLAGELO DE DIOS


"Dígales Padre, que muchas veces la Santísima Virgen dijo a mis primos Francisco y Jacinta, tanto como a mi, que muchas naciones desaparecerán de la faz de la tierra. Ella dijo que Rusia será el instrumento de castigo elegido por el Cielo para castigar al mundo entero si antes nosotros no obtenemos la conversión de esa pobre nación..."

"LA BATALLA DECISIVA" ENTRE MARIA Y SATAN: LA APOSTASIA DE LAS ALMAS CONSAGRADAS Y DE LOS SACERDOTES

"Sor Lucía también me dijo: Padre, el diablo está empeñado en entablar una batalla decisiva contra la Santísima Virgen. Y el diablo sabe que es lo que más ofende a Dios, y lo que ganará para él en el más corto plazo de tiempo el mayor número de almas. Así, el diablo hace todo lo posible para vencer a las almas consagradas a Dios, porque de esa forma, logrará dejar abandonadas de sus guías las almas de los fieles; con esto se apoderará de ellas aún más fácilmente."

"Lo que aflige al Inmaculado Corazón de María y al Corazón de Jesús es la caída de las almas religiosas y sa­cerdotales. El diablo sabe que los religiosos y sacerdotes que apostatan de su hermosa vocación, arrastran numerosas almas al infierno... El diablo quiere tomar posesión de las almas consagradas. Trata de corromperlas, para adormecer las almas de los laicos y llevarlas así a la impenitencia final. El emplea todos los trucos, yendo incluso tan lejos como para sugerir demorar la entrada en la vida religiosa. Resultado de esto es la esterilidad de la vida interior, y entre los laicos, frialdad (falta de entusiasmo) en la re­nuncia a los placeres y a la dedicación total de si mismos a Dios."


LO QUE SANTIFICO A JACINTA Y A FRANCISCO


Dígales también Padre, que mis primos Francisco y Jacinta se sacrificaron, porque en todas las apariciones de la Santísima Virgen María, siempre La vieron muy triste. Ella nunca nos sonrió. Esta tristeza, esta angustia que notamos en Ella, penetró nuestras almas. Esta tristeza es causada por las ofensas contra Dios y los castigos que ame­nazan a los pecadores. Y así, nosotros, niños, no supimos que pensar, excepto inventar diversos medios de rezar y hacer sacrificios. (...)

"La otra cosa que santificó a estos niños fue ver la visión del Infierno."


LA MISION DE SOR LUCIA


"Padre, es por ello que mi misión no es indicar al mundo los castigos materiales que ciertamente vendrán si el mundo no reza y hace penitencia antes. ¡No! Mi misión es indicar a todos el peligro inminente en que estamos de per­der nuestras almas por toda la eternidad si permanecemos obstinados en el pecado."


LA URGENCIA DE LA CONVERSION


Sor Lucía me dijo también: "No debemos esperar un lla­mado al mundo que venga de Roma, de parte del Santo Padre, para hacer penitencia. Ni debemos esperar que el llamado a penitencia venga de los Obispos de nuestras diócesis, ni de las congregaciones religiosas. ¡No! Nuestro Señor ya ha usado muy a menudo estos medios y el mundo no ha prestado atención. Por eso ahora es necesario a cada uno de nosotros comenzar a reformarnos espiritualmente. Cada persona debe, no solamente salvar su propia alma, sino también todas las almas que Dios ha puesto en su camino..."

"El diablo hace cuanto está en su poder para distraernos y quitarnos el amor por la oración; seremos salvados juntos o seremos condenados juntos."


LOS ULTIMOS TIEMPOS DEL MUNDO


"Padre, la Santísima Virgen no me dijo que estamos en los últimos tiempos del mundo, pero Ella me lo hizo comprender por tres razones."


LA BATALLA FINAL


"La primera razón es porque Ella me dijo que el Diablo está empeñado en una batalla decisiva contra la Virgen. Y una batalla decisiva es la batalla final, donde un bando será victorioso y el otro sufrirá la derrota. Por lo tanto, de ahora en adelante debemos elegir los bandos. O estamos con Dios o estamos con el diablo. No hay otra posibilidad."


LOS ULTIMOS REMEDIOS.


"La segunda razón es porque Ella dijo a mis primos y a mi misma, que Dios está dando los dos últimos remedios al Mundo. Estos son: el Santo Rosario y la Devoción al Inmaculado Corazón de María. Estos son los dos últimos remedios, lo cual significa que no habrá otros."


EL PECADO CONTRA EL ESPIRITU SANTO


"La tercera razón es porque en los planes de la Divina Providencia, Dios siempre antes de castigar al Mundo, agota todos los otros remedios. Entonces, cuando ve que el Mundo no presta atención a pesar de todo, como decimos en nuestra imperfecta manera de hablar, El nos ofrece con una cierta inquietud el último medio de salvación, Su Santísima Madre. Y es con una cierta inquietud, porque si nosotros despreciamos y rechazamos estos últimos medios, no tendremos ningún otro perdón del Cielo, porque habremos cometido un pecado que el Evangelio llama "el pecado contra el Espíritu Santo". Este pecado consiste en rechazar abiertamente, con todo conocimiento y consentimiento, la salvación que El ofrece. Recordemos que Jesucristo es un muy buen Hijo, y que El no permite que ofendamos y despreciemos a Su Santísima Madre. Debemos tener en cuenta, que a través de muchos siglos de la historia de la Iglesia, los obvios testimonios demuestran, por los castigos terribles que han acontecido a aquellos que han atacado el honor de Su Santísima Madre , como Nuestro Señor Jesucristo siempre ha defendido el honor de Su Madre."


ORACION Y SACRIFICIO, Y EL SANTO ROSARIO


Sor Lucía me dijo: los dos medios para salvar al Mundo son la oración y el sacrificio.

Respecto al Santo Rosario, Sor Lucía dijo: "Mire Padre, la Santísima Virgen, en estos últimos tiempos en los que vivimos, ha dado una nueva eficacia al rezo del Rosa­rio, hasta tal punto, que no hay problema, ni cuestión por difícil que sea, tanto temporal o sobre todo espiritual, en la vida personal de cada uno de nosotros, de nuestras familias, de las familias del mundo, o de las comunidades religiosas, o incluso de la vida de los pueblos y de las nacio­nes, que no pueda ser resuelto por el Rosario. No hay problema, le digo, ni asunto por difícil que sea, que nosotros no podamos resolverlo con el rezo del Santo Rosario. Con el Santo Rosario nos salvaremos. Nos santificaremos. Consolaremos a Nuestro Señor y obtendremos la salvación de muchas almas."


LA DEVOCION AL INMACULADO CORAZON DE MARIA


"Finalmente, la devoción al Inmaculado Corazón de María, nuestra Santísima Madre, consiste en considerarla como la sede de la Misericordia, de la bondad y del perdón, y la puerta cierta por la cual entraremos al Cielo."

Nosotros describiremos la tempestad que provocó rápida­mente este texto en la Iglesia. El mismo fue, por cierto, extremadamente grave. Mientras recordaba vigorosamente la esencia del Primero y Segundo Secretos, Sor Lucía había hablado al Padre Fuentes sobre nuevos temas. Debemos asumir que ellos están más o menos directamente relacionados con la esencia del Secreto final: esta batalla decisiva entre Nuestra Señora y satán, este proyecto satánico de atacar primero a todas las almas consagradas y a los sacer­dotes, la necesidad de los fieles de ser convertidos a una vida más santa, sin esperar por un llamado a penitencia"por parte del Santo Padre para el mundo entero, por parte de los Obispos para sus diócesis, o de las congregaciones religiosas". En otras palabras, en diciembre de 1957, incluso antes de la muerte de Pío XII, la mensajera de Nuestra Señora ya pronosticó la grave crisis que enfrentaría la Iglesia.


UN VATICINIO PROFETICO


Mientras entre los pastores el optimismo estaba en el aire, así leímos en el "Informe Doctrinal" de los Obispos de Francia: "Debemos ser cuidadosos de no confundir unas pocas nubes en un cielo luminoso, de otro horizonte obscuro cargado de tormentas" Sor Lucía ya había vaticinado la tormenta, ella la anunció e hizo una exhortación a per­manecer firmes. Este vaticinio profético fue combinado con un juicio más sombrío sobre el pontificado próximo a concluir. Con el mismo espíritu escribió en junio de 1958:

"Debemos rezar mucho y pedir a Dios no nos castigue y nos salve a tiempo y para la eternidad."

El siguiente 29 de septiembre, escribió:

"Estamos en el camino de la oración, pi­diendo a Dios por la paz, no solamente la paz de la nación, sino también la paz para las men­tes desorientadas y la paz para las conciencias. Quiera Dios dar luz a los ciegos... y humildad a los orgullosos, para que vean el buen camino y se aparten del malo."

A la luz de estas declaraciones de Sor Lucía, que resumen tan vigorosamente las claras líneas del mensaje de Nuestra Señora, podemos delinear una rápida evaluación del pontificado de Pío XII, antes de entrar, con antipapa Juan XXIII, en una nueva fase de la historia; de las Herejias de la secta del Vaticano II.
Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDS & VIDEOS FOR FREE!