La Virgen María

Virgen María

La Santísima Virgen María es la madre de Jesucristo. Contrariamente a las afirmaciones de algunos, la Iglesia Católica no enseña y nunca ha enseñado que María es Dios. Eso sería una herejía. María es sólo una criatura, pero la mayor de todos los seres humanos que jamás ha creado Dios. Por favor, mira a esta evidencia bíblica para las enseñanzas católicas sobre la Virgen, y por qué es tan necesario entender su oficio y su importancia.

LA BASE BÍBLICA PARA REZARLE A MARÍA Y LAS ENSEÑANZAS CATÓLICAS SOBRE MARÍA

La Santísima Virgen María es la madre de Jesucristo.  Contrariamente a las afirmaciones de algunos, la Iglesia Católica no enseña y nunca ha enseñado que María es Dios.  Eso sería una herejía.  María es sólo una criatura, pero la mayor de todos los seres humanos que jamás ha creado Dios.  Por favor, mira a esta evidencia bíblica para las enseñanzas católicas sobre la Virgen, y por qué es tan necesario entender su oficio y su importancia.

Para comprender la Biblia y de lo que enseña sobre María, la madre de Jesucristo, uno debe conocer los tipos de la Biblia.

Un tipo = un verdadero acontecimiento, persona, o institución en el Antiguo Testamento que prevé o prefigura algo en el Nuevo Testamento.

LA BIBLIA ENSEÑA QUE ADÁN, EL PRIMER HOMBRE, FUE UN TIPO DE JESUCRISTO

Jesucristo era verdadero Dios y verdadero hombre.  Adán era sólo un hombre, el primer hombre.  Sin embargo, la Biblia dice que Adán era un tipo del que había de venir, Jesucristo.

Romanos 5:14- “No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán; el cual es figura [tipo] del que había de venir [Jesús].

¿Cómo fue Adán un tipo de Jesús?  Es bien resumida en este pasaje.

Romanos 5:19- “Porque como por la desobediencia de un hombre muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, muchos serán constituidos justos.”

Adán sumió al mundo en el pecado, Cristo vino a redimir al mundo del pecado de Adán.  Adán pecó por su desobediencia en el árbol de la sabiduría del bien y del mal, Cristo redimió al mundo por su obediencia y sacrificio en el árbol de la Cruz.  Es por eso que la Biblia dice que Cristo es el nuevo Adán, el segundo o el último.  Él vino a deshacer lo que Adán hizo.  Se convirtió en la cabeza de la nueva y redimida raza de los que viven sobrenaturalmente en Cristo, mientras que Adán, el primer hombre, era la cabeza de la humanidad, que cayó en el pecado.

LA BIBLIA ENSEÑA QUE JESUCRISTO ES EL SEGUNDO ADÁN

1 Corintios 15:45- “Y así está escrito: El primer hombre Adán fue hecho un alma viviente; el postrer Adán, un espíritu vivificante.”

Hay muchos tipos bíblicos.  Ten en cuenta que todos estos acontecimientos, las personas y las cosas fueron acontecimientos, personas y cosas reales que también prefiguraba algo que vendría más tarde.  Éstos son algunos ejemplos:

1 Cor. 10:1-2 – La Biblia enseña que el Cruce del Mar Rojo (Éxodo 14) prefiguro el bautismo.
1 Pedro 3:19-21 – La Biblia enseña que el arca de Noe y el Diluvio prefiguro los salvados por el bautismo y la Iglesia.
1 Cor. 5:7 – La Biblia enseña que el Cordero de la Pascua, que fue sacrificada (Éxodo 12), prefiguro a Cristo, el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo (Juan 1:29).
Heb. 8:8-9 – La Biblia enseña que el sistema del Antiguo Testamento fue una “sombra” o figura del Nuevo Testamento.
Mateo 12:40 – La Biblia enseña que los tres días y tres noches que Jonás estuvo en el vientre de la ballena prefigura a la Resurrección de Jesucristo de entre los muertes después de tres días.

Muchos otros ejemplos de tipos de la Biblia podrían ser dadas.  Es importante entender que el cumplimiento de un tipo (llamado un «anti-tipo») es mayor que el tipo.  Jesucristo es infinitamente más grande que Adán, el Nuevo Testamento es mayor que el Antiguo, la Resurrección es más grande que las tribulaciones de Jonás, etc.  Con esto en mente, debemos considerar los tipos de María, la madre de Jesucristo.  Hay muchos tipos de María.  Además de otras pruebas bíblicas, estos tipos proporcionan la innegable prueba bíblica de las enseñanzas católicas sobre María. Los siguientes puntos, sin duda, serán nuevos y sorprendentes para muchos no católicos.

ASÍ COMO CRISTO ES EL NUEVO ADÁN, MARÍA ES LA NUEVA EVA 

Como ya se mencionó, Adán era un tipo de Jesucristo.  Había una mujer distinta que estuvo involucrada con Adán, el primer hombre, en la caída del mundo en el pecado.  Esa fue Eva, la primera mujer.  Fue la transgresión de Adán que constituyo el pecado original.  Pero Eva fue instrumental e inextricablemente ligada a los acontecimientos que condujeron al pecado original.  La mujer (Eva) pecó y fue la ocasión para Adán pecara.

Génesis 3:1-6- “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?  Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.  Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; mas sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal.  Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.”

Así como «la mujer» (Eva), estaba íntimamente involucrada en los acontecimientos que condujeron al pecado original, hay una mujer distinta que estaba íntimamente involucrada en los acontecimientos que condujeron a la Redención.  Esa es María, la madre de Jesucristo.  Ella es la nueva Eva.

Existen numerosos claros paralelismos en la Biblia entre Eva y María.  Estas demuestran que María es la nueva Eva, como Cristo es el nuevo Adán.

EVA SE COMUNICÓ, CREYÓ, Y OBEDECIÓ A UN ÁNGEL CAÍDO
(LA SERPIENTE) –
MARÍA SE COMUNICÓ, CREYÓ, Y OBEDECIÓ A UN ÁNGEL BUENO
(GABRIEL)

Génesis 3:4-6- “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis… [Eva] tomó de su fruto, y comió…”
Lucas 1:26-38- “… el ángel Gabriel fue enviado de Dios a una ciudad de Galilea…  a una virgen… y el nombre de la virgen era María.  Y entrando el ángel a donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres… Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios.  Y he aquí, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS… Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase a mí conforme a tu palabra.  Y el ángel se fue de ella.”

A Eva se le acercó por la serpiente (el diablo), un ángel caído.  Eva creyó sus palabras mentirosas y desobedeció a Dios.  Eva peco y causó a su marido que pecara, sumergiendo al mundo a la muerte.

A María se le acercó a Gabriel, un ángel bueno.  María creyó su mensaje de salvación: que ella era bendita entre las mujeres, muy favorecida, y daría a luz al Salvador.  María obedeció a Dios.  Por su obediencia, accedió a la concepción de Jesucristo en su vientre, y le permitió a Él a venir a redimir al mundo del pecado de Adán.

Incluso en la Iglesia muy antigua, estos paralelos bíblicos fueron reconocidos como la identificación de María como la nueva Eva, así como Cristo es el nuevo Adán.  San Ireneo era un famoso Padre apostólico del segundo siglo.  Él contrasta la primera Eva, con la segunda Eva (María).

San Ireneo, Contra Los Herejes, Libro III, cap. 22, 185 d.C.- “En correspondencia encontramos también obediente a María la Virgen, cuando dice: «He aquí tu sierva, Señor: hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38); a Eva en cambio indócil, pues desobedeció siendo aún virgen… Así también el nudo de la desobediencia de Eva se desató por la obediencia de María; pues lo que la virgen Eva ató por su incredulidad, la Virgen María lo desató por su fe.

EVA ERA LA MADRE DE TODOS LOS VIVIENTES –
MARÍA, COMO MADRE DE JESÚS, ES LA MADRE DE TODOS LOS VIVIENTES Y
HASTA DE LA MISMA VIDA

Génesis 3:20- “Y llamó Adán el nombre de su esposa, Eva; por cuanto ella era madre de todos los vivientes.”

Eva fue llamada la «madre de todos los vivientes» porque todos los que tenían vida habían descendido de ella.  María también es la madre de todos los vivientes, pero en realidad en una manera mayor.  María es la madre de Jesucristo, que es la Vida misma y en Él que toda la vida se encuentra.

Juan 1:4- “En Él [Jesús] estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.”
Mateo 1:16- “María, de la cual nació Jesús…”
Juan 14:6- “Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”

Jesús es la Vida.  María es, por tanto, literalmente, la madre de la Vida misma.  El paralelismo con Eva, la madre de todos los vivientes, está claro.  La diferencia es que María es la madre de una Vida que es infinitamente mayor que la existencia humana.  Los que viven y mueren en su Hijo tiene acceso a la vida eterna en Él y se convertirán en nuevas criaturas.

2 Corintios 5:17- “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es.”

El cumplimiento (María como la madre de todos los vivientes) es una vez más mayor que el tipo (Eva como la madre de todos los vivientes).

EVA ERA CREADA SIN NINGÚN PECADO –
LA NUEVA EVA, MARÍA, TAMBIÉN TENÍA QUE SER CREADA SIN NINGÚN PECADO (INMACULADAMENTE CONCEBIDA)

Hemos visto que la Biblia indica que María es la nueva Eva.  Entonces la pregunta es: ¿en qué estado fue creada el alma de Eva?  Eva fue creada libre de todo pecado en Génesis 2.  Toda la creación era perfecta, hasta la caída de la humanidad.  Adán y Eva fueron creados en un estado de justicia original.  No perdían ese estado de perfección original, en el que estaban libres de todo pecado, hasta que en Génesis 3 cometieron el pecado original.

Si Dios creó la primera mujer (la primera Eva) sin ningún pecado, entonces Él podría crear ciertamente la segundo (y mejor) Eva (la Santísima Virgen María), sin ningún pecado.  Eso es exactamente lo que hizo.  Tenía que hacerlo como una cuestión de proporción y la justicia, porque sería el primer miembro de la humanidad redimida.

LA DEFINICIÓN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

El Papa Pío IX, Ineffabilis Deus, 8 de dic. de 1854- “Declaramos, afirmamos y definimos que ha sido revelada por Dios, y de consiguiente, que debe ser creída firme y constantemente por todos los fieles, la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original, en el primer instante de su concepción, por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano.”

Algunos piensan equivocadamente que la Inmaculada Concepción se refiere a la concepción milagrosa de Jesús en el vientre de la Virgen María.  Eso no es correcto.  En realidad Jesús sí concibió sin pecado en el vientre de María, pero la Inmaculada Concepción se refiere a la concepción de María en el vientre de su madre.  Desde el primer instante de su creación, fue preservada de toda mancha de pecado original, que cualquier otro miembro de la raza humana (excepto Jesús) hereda.

Dios la preservó sin pecado en vista de los méritos de salvación de Jesucristo.  Fue hecho por María porque ella tenía que ser el buque puro y sin maldición que llevaría al Dios todo santo.  Con el fin de llevar a la santidad infinita, María tuvo que ser santo desde el primer instante de su creación.

JESÚS SALVO A MARÍA EN UNA MANERA MUCHO MEJOR

Si María fue preservada de la mancha del pecado original, ¿entonces esto significa que no tuvo un Salvador?  No.  María misma responde a esto.

Lucas 1:46-47- “Entonces María dijo: Mi alma engrandece al Señor; Y mi espíritu se regocijó en Dios mi Salvador.”

Dios salvó a María al impedirle contraer el pecado original.  Supongamos que un hombre cae en un profundo agujero en el bosque, pero es sacado por su amigo.  Es cierto decir que el amigo salvó el hombre.  Supongamos ahora que un hombre ve a una mujer que caminaba hacia el agujero profundo, y la agarra justo antes de que ella se caiga.  Desde un principio, la detiene para que no caiga en el agujero para que no se lastime o se ensucie toda.  ¿Salvo a la mujer?  Ciertamente que sí lo hizo.  Él la salvó en una manera mayor, impidiendo que cayera en el agujero y cualquier sufrimiento por las consecuencias perjudiciales.

Así es como Dios salvó a María.  Jesús era su Salvador de una manera aún mayor, al impedirle nunca contraer el pecado original, y por preservándola toda su vida del pecado.  Él le hizo esto por María, en vista de su oficio único. La pureza de María es indicada por numerosos tipos en la Biblia.

Algunos expresan incredulidad ante la idea de que Dios creó a alguien completamente libre de pecado.  Se están olvidando de que Dios creó al primer hombre y la mujer sin pecado.

LA BIBLIA ENSEÑA QUE MARÍA ES EL ARCA DE LA NUEVA ALIANZA

Ahora vamos a ver que la Biblia, sin duda, identifica a María como el Arca del Nuevo Testamento.  Identifica a María como el Nuevo Testamento contrapartida al Arca del Antiguo Testamento.  María es la nueva y mayor cumplimiento de lo que fue prefigurada por el Arca del Antiguo Testamento.  Esta información es una de los más importantes y reveladores sobre el profundo oficio de María.

Dado a que lleva a cuestas y representa la presencia de Dios, el Arca de la Antigua Alianza/Testamento era la cosa más santa y más poderosa de la Tierra fuera del Dios mismo.  El Arca de la Alianza era un cofre sagrado que contenía las tablas de piedra de los Diez Mandamientos (Deuteronomio 10:5).  El arca llevaba y representaba la presencia espiritual de Dios en la Tierra.  Cuando Dios le habló a Moisés, era de entre los dos querubines que estaban en el Arca.

Números 7:89- “Y cuando entraba Moisés en el tabernáculo de la congregación, para hablar con Él, oía la voz que le hablaba de encima del propiciatorio que estaba sobre el arca del testimonio, de entre los dos querubines; y hablaba con Él.”
Éxodo 25:21-22- “Y pondrás el propiciatorio sobre del arca, y en el arca pondrás el testimonio que yo te daré.  Y de allí me encontraré contigo, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel.”

Miremos ahora como la Biblia identifica a María como el Arca del Nuevo Testamento.

El Arca de la Antigua Alianza                                                       La Virgen María

Contuvo la escrita palabra de Dios (Deut. 10:5)

Contuvo el Verbo de Dios hecho carne, Jesús (Jn. 1:1)

Jesucristo es el Verbo de Dios hecho carne (Juan 1:1).  Entonces, así como el Arca de la Antigua Alianza contuvo la escrita palabra de Dios, María (siendo el Arca de la Nueva Alianza) contuvo el Verbo de Dios hecho carne.

Apocalipsis (Revelación) 19:13- “Y estaba [Jesús] vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es llamado el Verbo de Dios.”
El Arca de la Antigua Alianza                                 La Virgen María 

Fue «cubierto» por el poder y la presencia de Dios (Éxodo 40:34-35)

Fue «cubierta» por el poder y la presencia del Altísimo (Lucas 1:35)

El tabernáculo fue construido para contener el arca santa (Éxodo 40:2-3).  Cuando Dios bajaba sobre el tabernáculo y el Arca para hablar con Moisés, leemos en Éxodo 40:34-35 que la nube de la gloria o de la presencia visible de Dios (llamada «Shekinah») lo «cubrió».  La palabra poco frecuente que se utiliza para describir cómo esta presencia singular de Dios «cubrió» el Arca es episkiasei en la traducción griega del Antiguo Testamento.

Éxodo 40:34-35- “Entonces una nube cubrió el tabernáculo de la congregación, y la gloria de Jehová llenó el tabernáculo.  Y no podía Moisés entrar en el tabernáculo de la congregación, porque la nube estaba sobre él, y la gloria de Jehová lo tenía lleno.”

La misma palabra «episkiasei» se utiliza en el griego del Nuevo Testamento para describir cómo la presencia de Dios «cubrió» la Virgen María.  La Biblia utiliza este lenguaje sólo sobre el Arca y sobre María.

Lucas 1:35- “Y respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también lo Santo que de ti nacerá, será llamado el Hijo de Dios.”

La implicación evidente es que la presencia de Dios cubre con su sombra a María y baja sobre ella – ya que es la Nueva Arca – al igual que cubrió el Arca de la Antigua Alianza.  Esto revela que María, mientras que sólo una criatura e infinitamente menos que Dios, es la nueva Arca.  Por lo tanto ella tiene una relación única con Dios, una santidad, santificación y poder únicos.

LA EVIDENCIA SORPRENDENTE DE 2 SAMUEL 6 Y DE LUCAS 1 QUE MARÍA ES EL
ARCA DE LA NUEVA ALIANZA

Ten en cuenta del paralelismo sorprendente que la Escritura nos da entre lo que sucedió con el Arca de la Antigua Alianza en 2 Samuel 6 (2 Reyes 6 de la Biblia católica), y lo que sucedió con la Santísima Virgen María, el Arca de la Nueva Alianza , en el capítulo 1 del Evangelio de Lucas.  2 Samuel 6 es la historia más completa de la Biblia sobre el Arca de la Antigua Alianza.  Lucas 1, es la historia más completa de la Biblia acerca de la Santísima Virgen María.

El Arca de la Antigua Alianza                                                       La Virgen María 

 

2 Samuel 6:9 – “Y temiendo David a Jehová aquel día, dijo: ¿Cómo ha de venir a mí el arca de Jehová?”

 

Lucas 1:43 –“[Elisabet dijo]: ¿Y de dónde esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí?”

David dice: «¿Cómo ha de venir a mí el arca de Jehová?» mientras que Elisabet pregunta cómo es «¿que la madre de mi Señor venga a mí?»  Elisabet dice lo mismo a María que David dijo sobre el Arca, porque María es el Arca de la Nueva Alianza.  La única diferencia entre las dos declaraciones es, literalmente, que se utiliza «la madre» cuando se utilizó Arca.  La Biblia nos dice que la madre del Señor = el Arca.  Esto se confirma sin duda alguna al continuar con la historia.

David Saltó Delante del Arca                            La Criatura Saltó en la presencia de María

 

2 Samuel 6:16 – “Y cuando el arca de Jehová llegó a la ciudad de David, aconteció que Mical hija de Saúl miró desde una ventana, y vio al rey David saltando y danzando delante de Jehová...

 

Lucas 1:41-44 –“ Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo… tan pronto como llegó la voz de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre.

David saltó delante de la Arca, así como la criatura saltó en el vientre de Elisabet delante de María (la nueva Arca).

El Arca se quedó por tres meses                       María (el Arca) se quedó por tres meses

 

2 Samuel 6:11 – “Y estuvo el arca de Jehová en casa de Obededom geteo tres meses; y bendijo Jehová a Obededom y a toda su casa.

 

Lucas 1:56-57 – “Y se quedó María con ella como tres meses, y se regresó a su casa.  Y a Elisabet se le cumplió el tiempo de su alumbramiento, y dio a luz un hijo.

En 2 Samuel 6, leemos que el Arca se quedó con Obededom geteo por tres meses.  Asimismo, en Lucas 1, leemos que María (el Arca de la Nueva Alianza) se quedó con Elisabet por tres meses.

2 Samuel 6:11 menciona también que el Señor bendijo Obededom y su casa, mientras que el Arca estuvo presente. La «bendición» en la Escritura frecuentemente indica la descendencia fructífera.  En este hecho, vemos otro paralelo a Lucas 1 y María.  Porque Lucas 1:57 nos dice que después de que María permaneció con Isabel, el Señor bendijo a Elisabet y a su casa con el nacimiento de un hijo, Juan el Bautista.

David fue a traer el Arca de Judá                     Esto ocurrió cuando María (el Arca) fue a Judá

 

2 Samuel 6:2 – “Y se levantó David, y fue con todo el pueblo que tenía consigo, de Baala de Judá, para hacer pasar de allí el arca de Dios, sobre la cual era invocado el nombre de Jehová de los ejércitos, que mora entre los querubines.”

 

Lucas 1:39-40 – “Y en aquellos días levantándose María, se fue aprisa a la montaña, a una ciudad de Judá; y entró en casa de Zacarías, y saludó a Elisabet.

Como podemos leer aquí, estos paralelos increíbles ocurrió cuando David partió de la región montañosa de Judá a buscar el arca (2 Samuel 6:2), y cuando María, el Arca de la Nueva Alianza, fue a la montaña de Judá (Lucas 1:39).

El Libro de la Revelación (El Apocalipsis) también indica que María es el Arca de la Nueva Alianza

 

Apocalipsis 11:19,12:1- “Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto fue vista en su templo. Y hubo relámpagos, y voces, y truenos, y un terremoto, y grande granizo. [12:1] Y apareció en el cielo una gran señal; una mujer vestida del sol, y la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.”

La Biblia no fue escrita con cualquier capítulo o versículos indicada.  No fue así hasta el siglo 12 que la Biblia fue dividida en capítulos y versículos.  Por lo tanto, el autor del Apocalipsis, San Juan el Apóstol, escribió lo que comienza en el capítulo 12 en una corriente continua inmediatamente después de lo que termina el capítulo 11.  Al final del capítulo 11, leemos que el Arca del Testamento de Jesús/pacto se veía en el cielo.  El siguiente versículo es Apocalipsis 12:1.  Por lo tanto, las palabras que el capítulo finaliza el 11 inmediatamente corre de las palabras que empiezan el capítulo 12, sin ninguna división.

Esto significa que la aparición del Arca de la Alianza de Jesús al final del capítulo 11 – «el arca de su pacto fue vista en su templo» (Apocalipsis 11:19) – se explica inmediatamente por la visión de «la mujer» vestida del sol, que comienza el capítulo doce, el siguiente versículo (Apocalipsis 12:1).  Esto indica que «la mujer» vestida del sol, que llevaba la persona divina en su seno (la Virgen María), es el Arca del Nuevo Testamento.

        El Arca contuvo el mana del desierto                          María contuvo el mana del cielo, Jesús

 

Hebreos 9:4- “…el arca del pacto cubierta de todas partes alrededor de oro; en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, y la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto.”

 

Juan 6:48-51- “Yo soy el pan de vida.  Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron.  Éste es el pan que desciende del cielo, para que el que de él comiere, no muera.  Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

No puede haber ninguna duda de que el maná en el desierto (Éxodo 16) prefigura a Jesús como el Pan de Vida.  Jesús hace una conexión entre los dos en Juan capítulo 6.  Él hace referencia al maná en el desierto, y luego dice que su carne es el verdadero maná del cielo.  Bueno, el maná del desierto fue colocado dentro del Arca de la Antigua Alianza.  Que prefigura el mismo Jesucristo (el verdadero maná del Nuevo Testamento) está contenido dentro de María, la Madre de Jesús.

En Hebreos 9:4, también leemos que la vara de Aarón fue contenido en el Arca de la Antigua Alianza.  En Números 17, leemos que esta vara floreció para el verdadero sumo sacerdote.  La vara de Aarón, por tanto, significó el verdadero sumo sacerdote.  En el Nuevo Testamento, Jesús es descrito como el verdadero sumo sacerdote.

Hebreos 3:1- “Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús.”

También véase Hebreos 6:20, Hebreos 9:11, y otros pasajes para más pruebas de que Jesús es el verdadero sumo sacerdote.  La conclusión ineludible es que la vara de Aarón que se coloca dentro del Arca prefiguro a Jesucristo, el verdadero sumo sacerdote, siendo contenido dentro de María (el Arca de la Nueva Alianza).

No hay absolutamente ninguna duda de que el Nuevo Testamento indica que María es el Arca de la Nueva Alianza.  Esta evidencia es innegable.

YA QUE MARÍA ES EL ARCA DE LA NUEVA ALIANZA, ESTO SIGNIFICA QUE ELLA
ES LA COSA MÁS SAGRADA EN LA TIERRA FUERA DE JESUCRISTO

El Arca de la Alianza era lo más santo en la Tierra fuera de la presencia de Dios mismo.  El Arca fue contenida en el tabernáculo, entre los santos de santos.  La presencia del Arca es lo que hizo lo santo de los santos tan sagrado.

2 Crónicas (o 2 Paralipómenos) 35:3- “Poned el arca del santuario en la casa que edificó Salomón hijo de David, rey de Israel.”

El Arca era tan sagrada que cuando el pueblo de Dios le seguía tenían que mantener una distancia respetuosa.

Josué 3:3-5- “Cuando viereis el arca del pacto de Jehová vuestro Dios, y los sacerdotes y levitas que la llevan, vosotros partiréis de vuestro lugar, y marcharéis en pos de ella, pero entre vosotros y ella habrá una distancia como de la medida de dos mil codos, no os acercaréis a ella; para que sepáis el camino por el cuál debéis ir, por cuanto vosotros no habéis pasado antes por este camino.”

Las personas que ilegalmente tocado el Arca murieron.

2 Samuel 6:6-7- “Uza extendió su mano al arca de Dios, y la sostuvo; porque los bueyes tropezaron.  Y el furor de Jehová se encendió contra Uza, y lo hirió allí Dios por su atrevimiento, y cayó allí muerto junto al arca de Dios.”

Los hombres de Bet-semes fueron asesinados porque se habían atrevido a mirar en el Arca.

1 Samuel 6:19- “Entonces hirió Dios a los de Bet-semes, porque habían mirado en el arca de Jehová; hirió en el pueblo cincuenta mil setenta hombres…”

Vemos como Dios consideraba tan sagrado el objeto que iba a acercarse en contacto con su presencia espiritual.

YA QUE MARÍA ES LA NUEVA ARCA, ELLA TENÍA QUE SER SANTA Y SER CREADA SIN PECADO

Dios dio las especificaciones más precisas para la construcción del Arca.  Ordenó que se hiciera con el oro más puro.

Éxodo 25:10-13,24- “Harán también un arca de madera de acacia, cuya longitud será de dos codos y medio, y su anchura de codo y medio, y su altura de codo y medio.  Y la cubrirás de oro puro; por dentro y por fuera la cubrirás; y harás sobre ella una cornisa de oro alrededor.  Y fundirás para ella cuatro anillos de oro, que pondrás a sus cuatro esquinas; dos anillos a un lado de ella, y dos anillos al otro lado.  Y harás unas varas de madera de acacia, las cuales cubrirás de oro…”

Es interesante que el Arca no sólo tuvo que ser cubierta de oro por todas partes, pero hay una referencia específica a que tenía «una cornisa de oro alrededor».

El Arca de la Antigua Alianza tenía una corona de oro   La Virgen María (la Nueva Arca) también tiene una corona

 

Éxodo 25:11- “… harás sobre ella una cornisa de oro alrededor.”

 

Apocalipsis 12:1- “Y apareció en el cielo una gran señal; una mujer vestida del sol, y la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.”

El Arca de la Antigua Alianza tenía que ser perfecto y santo, porque fue la sede de la presencia espiritual única de Dios.  La santidad de Dios no puede ser empañado por el contacto con lo que tenía defectos.  Asimismo y en un grado mayor, la Virgen María, como la nueva Arca y portador de Cristo, tuvo que ser creada sin pecado y en un estado de perfección.

Ella no se limitó a contener la presencia espiritual de Dios, pero Jesucristo (al mismo Dios).  Ella no sólo contuvo la palabra escrita de Dios, sino el Verbo de Dios hecho carne (Juan 1:1).  Por consiguiente, María debe ser perfecta. Ella debe estar libre de todo pecado.  Ella debe ser siempre virgen y intacta por el hombre.

Si el Arca de la Antigua Alianza, que contenía las tablas escritas de la Ley y fue cubierta por la presencia espiritual de Dios, tuvo que ser cubierta con el oro más puro y tuvo que ser construido de acuerdo con las especificaciones más precisas de Dios, ¿cómo mucho mayor es la construcción de María por Dios, el Arca de la Nueva Alianza?  El cumplimiento es mayor que el tipo.  María, el Arca de la Nueva Alianza, debe ser y es mayor que el Arca de la Antigua Alianza.

Al igual que el Arca de la Antigua Alianza, María también debe tener un enorme poder sobre el diablo y los enemigos de Dios.  Tiene que tener un poder único de intercesión ante Dios, para hacer bajar sus bendiciones y de ayudar al pueblo de Dios, así como lo hizo el Arca de la Antigua Alianza.

AL IGUAL QUE EL ARCA DE LA ANTIGUA ALIANZA, MARÍA TIENE UN PODER ÚNICO
DE INTERCESIÓN, ELLA TIENE UN PODER INCREÍBLE SOBRE LOS ENEMIGOS DE DIOS, SOBRE
EL DIABLO Y EN AYUDAR AL PUEBLO DE DIOS

El Arca de la Antigua Alianza tenía poder de ataque impresionante.  Cuando fue tomada por los filisteos, cosas extraordinarias les ocurrió y a su falso dios, Dagón.

1 Samuel 5:1-5- “Y los filisteos, tomada el arca de Dios, la trajeron desde Ebenezer a Asdod.  Y tomaron los filisteos el arca de Dios, y la metieron en la casa de Dagón, y la pusieron junto a Dagón.  Y cuando al siguiente día los de Asdod se levantaron de mañana, y he aquí Dagón estaba postrado en tierra delante del arca de Jehová; y tomaron a Dagón, y lo volvieron a su lugar.  Y tornándose a levantar de mañana el siguiente día, he aquí que Dagón había caído postrado en tierra delante del arca de Jehová; y la cabeza de Dagón, y las dos palmas de sus manos estaban cortadas sobre el umbral, habiéndole quedado a Dagón el tronco solamente.  Por esta causa los sacerdotes de Dagón, y todos los que en el templo de Dagón entran, no pisan el umbral de Dagón en Asdod, hasta hoy.”

Los filisteos comenzaron a ser destruidos por haber tomado el Arca.   Esto les llevó a devolver el Arca a sus enemigos, los israelitas.

1 Samuel 5:7- “Y viendo esto los de Asdod, dijeron: No quede con nosotros el arca del Dios de Israel, porque su mano es dura sobre nosotros, y sobre nuestro dios Dagón.”

El Arca llenó de terror mortal en la cara de los enemigos de Dios.

1 Samuel 5:10- “Y sucedió que cuando el arca de Dios vino a Ecrón, los ecronitas dieron voces diciendo: Han traído a nosotros el arca del Dios de Israel para matarnos a nosotros y a nuestro pueblo.”

Las aguas del Jordán fueron secadas milagrosamente por el Arca.

Josué 3:13-14- “[Y el Señor le dijo a Josué]: Y cuando las plantas de los pies de los sacerdotes que llevan el arca de Jehová Señor de toda la tierra, fueren asentadas sobre las aguas del Jordán, las aguas del Jordán se partirán; porque las aguas que vienen de arriba se detendrán en un montón.  Y aconteció partiendo el pueblo de sus tiendas para pasar el Jordán, y los sacerdotes delante del pueblo llevando el arca del pacto…”

María, la Nueva Arca, tiene este poder y aún más, porque el cumplimiento es mayor que el tipo, y el Nuevo Testamento es mayor que el Antiguo.  Ahora tenemos que cubrir más evidencia bíblica para las enseñanzas católicas sobre María.

LA TIERRA DE LA QUE FUE CREADO ADÁN ES UN TIPO DE MARÍA Y
DE SU PRESERVACIÓN DEL PECADO (LA INMACULADA CONCEPCIÓN)

Hemos establecido que Jesucristo es el nuevo Adán.  Adán fue formado de la tierra.

Génesis 2:7- “Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra [adamah], y sopló en su nariz aliento de vida; y fue el hombre un alma viviente.”

La palabra hebrea para «tierra» es Adamah.  Es un nombre femenino.  Adán es llamado así porque procedía de la Adamah, su nombre significa hijo de la tierra, el hijo de Adamah.  (Este punto fue hecho por Gerry Matatics, Bliblical Foundations International, Dunmore, PA.)

Este punto podría ser desarrollado, pero está claro que, en cierto nivel, la Tierra de la que fue creado Adán es un tipo de María.  El primer Adán fue creado por Dios de la tierra, y el segundo Adán (Jesucristo) se encarnó de María, su madre.  Así que la pregunta es: ¿cuál era el estado de la Tierra cuando se creó? 

Génesis 1:31- “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.”

La Tierra, de cual el primer Adán fue formado – y de hecho la totalidad de la creación de Dios antes de la caída – era completamente sin maldición, no caída y perfecta.  El pecado y la maldición no tuvieron lugar en él.

María, que da a luz al segundo y mayor Adán (Jesucristo), también debe ser completamente sin maldición, no caída y perfecta.  Ella debe ser preservada de toda mancha de pecado y de la maldición del pecado original.  Eso se llama la Inmaculada Concepción.

SOLO MARÍA Y SU IMPECABILIDAD CUMPLIÓ POR COMPLETO LO QUE ES PREDICHO EN EL GÉNESIS 3:15 –“Y PONDRÉ ENEMISTAD ENTRE TI [LA SERPIENTE] Y LA MUJER…”

Poco después de la caída de Adán y Eva, Dios hizo esta profecía.

Génesis 3:14-15-“Dijo entonces el Señor Dios a la serpiente, Por cuanto hiciste esto, maldita tú eres entre todos los animales y bestias de la tierra; andarás arrastrando sobre tu pecho, y tierra comerás todos los días de tu vida.  Yo pondré enemistades entre ti y la mujer, y entre tu raza y la descendencia suya; ella quebrantará tu cabeza, y tú andarás acechando a su calcañar.”[1]

[1] Las traducciones protestantes del pasaje son un poco diferentes: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y su descendencia; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el talón” (versión Reina-Valera).  Las biblias protestantes hacen la última parte del pasaje como la descendencia de la mujer quebrantarán la cabeza de la serpiente, mientras que las versiones católicas tradicionalistas lo tienen como «ella» (la mujer) quebrantará la cabeza de la serpiente.  Una ambigüedad en los textos hebreos hace de este tema una cuestión de debate académico.  Sin embargo, muchos de los antiguos padres estuvieron de acuerdo con la representación católica tradicional de «ella».  De todos modos, incluso si uno fuera a conceder, para el bien del argumento, la traducción que es preferido por los protestantes, el punto acerca de que María es la «mujer» definitiva en oposición a la serpiente permanece intacta, pues los protestantes traducen la primera parte al igual como lo hacen los católicos.

Dios dice que habrá enemistades – hostilidad, división, oposición – entre el diablo y «la mujer».  En el mismo contexto leemos que la descendencia de la mujer, y la victoria que se concederá por la mujer y su descendencia.  En la Biblia, los niños y descendientes del hombre son hablados como su linaje.  Por lo tanto, el linaje de la mujer es algo único.  Se refiere a un niño que es producido por la mujer sola.  Esto obviamente se refiere a la concepción virginal y el nacimiento del vientre de la Santísima Virgen María, la madre de Jesús.  El «linaje» de la mujer se refiere a Jesucristo.

Por lo tanto, la mujer identificada aquí como teniendo la oposición o enemistad con la serpiente es claramente María, la madre de Jesucristo.  La mujer no es Eva, que cedió a la serpiente.  Es María.

Dios dice que Él pondrá enemistades u oposiciones entre la serpiente y la mujer.  Como resultado, María debe ser preservada completamente del pecado.  Porque cuando uno peca, uno no tiene oposición al diablo, sino más bien se cede ante el diablo.  La única manera en que la mujer pueda tener oposición completa y definitiva a la serpiente es por la preservación del pecado y del pecado de Adán.

El hecho de que María es esta «mujer», y por tanto, completamente libre de la dominación del pecado y del diablo, es por la razón de que Jesús le llamó a María «mujer» a través del Nuevo Testamento.  Jesús nunca le llamó a su madre más que «mujer».  Muchos no católicos piensan que ésta era la manera de Jesús de menospreciar a su madre y restar importancia a su oficio; de lo contrario, Jesús estaba identificando a María como la «mujer» de Génesis 3:15.

Génesis 3:15- “Yo pondré enemistades entre ti y la mujer, y entre tu raza y la descendencia suya; ella quebrantará tu cabeza, y tú andarás acechando a su calcañar.”
Juan 2:3-5-“Y como faltó el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.  Jesús le dijo: ¿Qué tiene que ver eso conmigo y contigo, mujer?  Todavía no ha llegado mi hora.  Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que él os diga.”

Algunas lecturas superficiales de Juan 2:3-5 han dejado a muchos con la impresión de que Jesús está reprendiendo a su madre en la boda de Caná.  Sin embargo, en realidad pone de manifiesto el poder de la intercesión de María con Jesús.  Jesús dijo que su hora aún no había llegado, en otras palabras, aún no era el momento para Él para revelar sus poderes milagrosos.  Era su propósito que esperar más tiempo.  No obstante, a instancias de su madre, que tenía compasión de la pareja de recién casados, Jesús hizo el milagro de todos modos.  Obró este milagro (el primero) a instancias de su madre, aunque «todavía no había llegado» su hora.  Este es un ejemplo excelente de cómo se obtienen gracias a Jesús por María – gracias que de otra manera no podría estar inclinado a dar.

Muchos no católicos también objetan que si María es tan importante, ¿por qué permitió Jesús que los escritores del Evangelio para quizás dar la impresión de que Él estaba menospreciando el lugar de su madre?  Ellos sostienen que ciertos versículos dan esa impresión, o no hacen mucho para disipar esa idea.  La respuesta es que Dios no echa perlas a los cerdos (Mateo 7:6).  Con frecuencia ligeramente oculta sus verdades, o lo pone justo debajo de la superficie, para que los esfuerzos superficiales o insinceros de la gente pasen por encima de ellos o quedándose con una impresión equivocada.  Sin embargo, aquellos que son más pacientes y profundizan – o que simplemente confían en la Iglesia que Jesús estableció – encontrarán la joya y el verdadero significado.

Lucas 8:8-10-“El que tiene oídos para oír, oiga.  Sus discípulos le preguntaron qué significaba esta parábola.  Y él dijo: A vosotros se os ha concedido conocer los misterios del reino de Dios; pero a los demás, en parábolas, para que viendo no vean, y oyendo no entiendan.”

Esto es tan cierto en el caso de la enseñanza de la Biblia sobre el oficio profundo de María.  Las lecturas superficiales y los esfuerzos insinceros mantendrán a la gente ciega.  Pero está allí en la Escritura.  María es la nueva Eva y la mujer de Génesis 3:15, como hemos visto.  Ella es también el Arca de la Nueva Alianza y mucho más, como veremos.  Todo está allí en la tipología bíblica y en muchos pasajes entendidos mucho más profundos, pero muchos siguen siendo ajenos a ello.  Que viendo no ven, y oyendo no entienden.  Al no confiar en la única Iglesia que Cristo estableció, han adquirido lamentablemente sólo una comprensión superficial y errónea de la enseñanza de la Biblia.

Juan 19:26- “Cuando Jesús vio a su madre y al discípulo a quien amaba, de pie junto a ella, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.  Después dijo al discípulo: He ahí tu madre.  Y desde aquella hora el discípulo [Juan] la recibió en su casa.”

Aunque otras mujeres estaban al pie de la cruz, Jesús señala a su madre.  Jesús le llama una vez más nada más que «mujer» porque ella es la mujer de Génesis 3:15: la única en completa oposición a la serpiente.  Jesús también le llama a San Juan para que tome a su madre como suya.

EL ALMA DE MARÍA GLORIFICA (ENGRANDECE) AL SEÑOR, Y HA HECHO GRANDES COSAS CON ELLA

En Lucas 1, vemos un vistazo de los privilegios únicos que Dios le ha concedido a María.

Lucas 1:46-50-“Y María dijo: Engrandece mi alma al Señor; y mi espíritu se alegra en Dios, mi Salvador, porque ha mirado la bajeza de su sierva.  He aquí, pues, desde ahora me tendrán por bienaventurada todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho grandes cosas conmigo.  Su nombre es santo, y su misericordia es de generación en generación, para con los que le temen.”

La Biblia dice que el alma de María engrandece al Señor; no lo disminuye.  María no va en detrimento de Jesús, sino que lleva a la gente a Jesús.  El Arca de la Antigua Alianza significó el poder de Dios y su presencia.  Cuando estaba en su presencia, los movía a la devoción, la confianza y al amor del Todopoderoso.  En una similar, pero aun así mayor, María, la nueva arca, dirige y nos centra poderosamente alrededor de Jesús Cristo.  Todo lo que tiene María y todo lo que María es viene por ser la madre de Jesucristo.  Él hizo grandes cosas con ella mediante la preservación del pecado.

También hay que hacer una mención especial de Lucas 1:48, en el que María profetiza que la «tendrán por bienaventurada todas las generaciones».  Esta es una profecía acerca de la oración católica del Ave María.  Por generaciones, los católicos han rezado: «Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.  Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.»

LA BIBLIA DICE QUE MARÍA ESTÁ «LLENA DE GRACIA», LO QUE SIGNIFICA SIN PECADO

Lucas 1:27-31- “… el nombre de la Virgen era María.  Y habiendo entrado el Ángel, a donde estaba, dijo: Dios te salve: llena de gracia, El Señor es contigo: Bendita tú entre las mujeres.  Y cuando ella esto oyó, se turbó con las palabras de él; y pensaba, qué salutación fuese esta.  Y el Ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios.  He aquí, concebirás en tu seno, y parirás un hijo, y llamarás su nombre Jesús.”

Las Biblias protestantes modernas no traducen Lucas 1:28 como «Dios te salve: llena de gracia».  Ellos lo tienen: «¡Salve, muy favorecida! El Señor está contigo» o algo igual.  Las traducciones protestantes están equivocadas.  Hay una serie de medidas sencillas para demostrar que están equivocados.  La palabra en el griego original es kecharitomene.  Esta palabra está directamente relacionada con la idea de «gracia».  Los eruditos griegos señalan que kecharitomene proviene de la raíz de la palabra charis, que tiene un significado literal de «gracia».  De las 150 apariciones de la palabra, el King James (una Biblia protestante) traduce charis como «gracia» 129 veces.

También es muy importante tener en cuenta que las primeras traducciones protestantes tenían a Lucas 1:28 como «llena de gracia» o su equivalente.  El famoso protestante William Tyndale (1494-1536) es considerado como un héroe entre algunos protestantes.  Su versión de la Biblia fue traducida al inglés moderno temprano alrededor de 1525.  Tyndale tradujo en Lucas 1:28 como: “Hayle full of grace ye Lorde is with ye: blessed arte thou amonge wemen.” [«Salve, llena de gracia, el Señor es contigo: bendita eres entre las mujeres.»] (http://wesley.nnu.edu/biblical_studies/tyndale/)  El protestante inglés Thomas Cranmer (1489-1556) también tradujo el pasaje como «llena de gracia».

San Jerónimo (347-420 d.C.) fue el erudito bíblico de la Iglesia antigua.  Incluso los traductores protestantes de la Biblia del Rey Santiago de 1611(King James Bible) llamo a San Jerónimo «un padre más sabio, y el mejor lingüista sin controversia, de su edad, o de cualquier otro que existió antes de él» (El prefacio de los traductores de la Biblia del Rey Santiago de 1611).  San Jerónimo tradujo «kecharitomene» como «gratiae plena», que significa «llena de gracia que has recibido» en la Vulgata Latina.  «Gracia» también fue aceptada como la traducción adecuada en el Nuevo Testamento Reims en 1582.

En Imágenes de palabras del Nuevo Testamento, por el famoso protestante erudite del griego, A.T. Robertson, tuvo que decir esto sobre Lucas 1:28:

Muy favoricida (kecaritwmenh).  Perfecto pasivo participio del caritow y mucho menos dotado de la gracia (cariß), enriquecida con la gracia como en Efesios 1:6… La gratiae plena de la Vulgata «es correcto, si significa ‘llena de gracia que has recibido’; incorrecto, si eso significa ‘llena de gracia que tú tienes que conferir.» (Robertson, Word Pictures of the New Testament «Imágenes de palabras del Nuevo Testamento», Lucas 1:28.)

Si María es «llena de gracia», en eso mismo sugiere fuertemente que ella está libre de pecado.  Porque la gracia está en la oposición al pecado.  El ángel no está diciendo que María se llenara de gracia, pero que él ha encontrado a María ya en ese estado.  Ella fue concebida en ese estado.  Por otra parte, María se pronuncia «bendita entre las mujeres» porque su posición es única.

MARÍA ERA UNA VIRGEN PERPETUA

Hemos visto que María es la nueva Eva y el Arca de la Nueva Alianza.  Ahora tenemos que mirar la evidencia bíblica de la virginidad perpetua de María.  La mayoría de los protestantes de nuestros días rechazan la virginidad perpetua de María, ellos piensan que contradice a la Biblia.  Muchos de ellos se sorprenderán al descubrir que los primeros protestantes, incluso Martín Lutero, Juan Calvino, Ulrich Zwingli y otros, todos creían en la virginidad perpetua de María.  La idea de que María dejó de ser virgen y tuvo otros hijos además de Jesús fue inventado muchas generaciones después de la original «reforma» protestante.  Por lo tanto, la posición protestante sobre esta cuestión no sólo contradice la antigua tradición católica y la Biblia (como veremos), pero su propia «tradición» protestantes.

MATEO 1:25 NO REFUTA LA VIRGINIDAD PERPETUA DE MARÍA

La primera cosa que los protestantes suelen citar en contra de la virginidad perpetua de María es Mateo 1:25.

Mateo 1:24-25- “Cuando José despertó del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer.  Pero no la conoció hasta que ella dio a luz un hijo, y llamó su nombre Jesús.”

De acuerdo a los protestantes, esto demuestra que María dejó de ser virgen después del nacimiento de Jesús.  Esto es absolutamente incorrecto.  La palabra griega para «hasta»  (heos) no implica que José tuvo relaciones conyugales con María después del nacimiento de Jesucristo.  Lo que simplemente quiere decir es que no tuvieron relaciones hasta ese momento, sin decir nada sobre lo que pasó después de ese punto.  Esto se demuestra a continuación por muchos pasajes.  También debemos tener en cuenta que la Biblia fue escrita hace miles de años.  Fue escrito en un momento y en lenguas que no expresan e implican cosas de la misma manera que se expresaría e implicaría en el español moderno.

Por ejemplo, en 2 Samuel 6:23 (2 Reyes 6:23 en la Biblia católica), leemos que Dios maldijo a Mical, la esposa de David.  Él la maldijo porque ella se burló de David por la forma en que se alegró ante el Arca de la Alianza.  Como resultado, Mical no tuvo hijos «hasta» el día de su muerte.

2 Samuel 6:23- “Y Mical hija de Saúl no tuvo hijos hasta el día de su muerte.”

¿Acaso significa esto que Mical empezado a tener hijos después de su muerte?  Obviamente no es así.  Este versículo demuestra que cuando la Escritura describe algo como verdadero «hasta» o «después de» un cierto punto, no significa necesariamente que dejó de ser cierto después de ese punto.  Aquí hay muchos otros ejemplos de esto:

Hebreos 1:13- “¿Y a cuál de sus ángeles ha dicho jamás: Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?”

Esto se refiere al Hijo de Dios.  ¿Acaso esto significa que Él dejará de sentarse a la diestra del Padre después de que los enemigos de Dios se hacen estrado de sus pies?  Obviamente no es así.  Él permanecerá en la mano derecha de Dios Padre.

1 Timoteo 4:13- “Hasta que yo llegue, ocúpate en la lectura, en la exhortación y en la enseñanza.”

¿Acaso esto significa que deberíamos abandonar la lectura y la doctrina después de que él venga?  Obviamente no es así.

Hechos 23:1- “Entonces Pablo, fijando la vista en el Sanedrín, dijo: Hermanos, yo he vivido delante de Dios con toda buena conciencia hasta el día de hoy.”

¿Acaso esto significa necesariamente que Pablo dejó de tener una buena conciencia después de ese día?  Obviamente no es así.

La preposición «antes» se puede utilizar de la misma manera.

Juan 4:49- “Señor, desciende antes que muera mi hijo.”

Aquí vemos que la palabra «antes» se puede utilizar de una manera similar a la palabra «hasta».  Este niño no murió, Jesús lo sanó (Juan 4:50).  Así, la declaración en Mateo 1:18, que se cita a continuación, que María estaba encinta «antes» de que ella y José se unieran, no significa que se unieron después de que ella estaba encinta.  Simplemente lo que significa es que estaba embarazada sin ningún tipo de contacto sexual.

Mateo 1:18- “El nacimiento de Jesucristo fue así: Su madre María estaba desposada con José; y antes de que se unieran, se halló que ella había concebido del Espíritu Santo.”

Es muy cierto, pues, que Mateo 1:25 y Mateo 1:18 no contradicen la virginidad perpetua de María de ninguna manera.  Los protestantes no puede alegar válidamente que estos pasajes constituyen la prueba de que María dejó de ser virgen.  Tampoco estos pasajes no demuestran su virginidad perpetua.  Su virginidad perpetua ha sido probada por otras cosas en la Biblia.

¿QUÉ HAY SOBRE EL HIJO «PRIMOGÉNITO» - QUÉ NO ESTÁ IMPLICANDO A OTROS NIÑOS?

Lucas 2:7- “Y dio a luz a su hijo primogénito. Le envolvió en pañales, y le acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.”
Mateo 1:25- “Pero no la conoció hasta que ella dio a luz un hijo, y llamó su nombre Jesús.”

El «hijo primogénito» es un título jurídico otorgado a un hijo varón primogénito de una familia judía: en otras palabras, se le da a un niño que también es el primer hijo.

Dios específicamente ordenó a los israelitas en santificar (es decir, separar) a sus hijos primogénitos para una consagración especial y servicio a Dios.  El título de «hijo primogénito», celebraba importancia adicional debido a que ese niño tendrá derecho a una doble porción de la herencia (Deut. 21:17).  Este título de «hijo primogénito» fue dado a los niños, independientemente de si la mujer tenía otros hijos después de él.  A modo de ejemplo: «podemos ver esto de una tumba con una inscripción griega en Tel el Yaoudieh (cf. «Biblica»11, 1930 369-90) de una madre que murió al dar a luz: ‘En el dolor del nacimiento de mi hijo primogénito, el destino me llevó al fin de la vida.’» (Citado en “Brothers and Sisters of Jesus” [Hermanos y Hermanas de Jesús], de William Most)

En Éxodo 13 y 34, leemos acerca de la prescripción de Dios de que el primogénito sea consagrado a Él.  Hubo una ceremonia de la «santificación del primogénito» (Éxodo 13 y 34:20).  No es como si se pospuso la ceremonia para el «hijo primogénito» hasta después de que la mujer tuviera un segundo hijo.

Éxodo 13:2,12- “Conságrame todo primogénito; todo el que abre la matriz entre los hijos de Israel, tanto de los hombres como de los animales, es mío… apartarás para Jehovah todo primogénito que abre la matriz, y también todo primerizo de las crías de tus animales; los machos serán de Jehovah.”

Por lo tanto, la afirmación de que Jesús era el «hijo primogénito» de María (Lucas 2:7), no está en contradicción  en cualquier manera contra la virginidad perpetua de María.  Simplemente lo que significa es que Él era su primer hijo y varón.  No dice nada sobre si se llegaron otros más tarde.

¿QUÉ HAY SOBRE LOS «HERMANOS» DE JESÚS?

Los no católicos surgen a menudo los pasajes que mencionan los «hermanos y hermanas» de Jesús.  En primer lugar, debe mencionarse que ni una sola vez se describen estos «hermanos» como los hijos de María, la madre de Jesús.

Marcos 6:3- “¿No es éste el carpintero, hijo de María y hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón?  ¿No están también sus hermanas aquí con nosotros?  Y se escandalizaban de él.”
Mateo 13:55- “¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas?”

En el griego original las palabras utilizadas son adelphoi («hermanos») y adelphe («hermanas»).

Las palabras adelphoi y adelphe pueden referirse a los hermanos reales.  Sin embargo, la Biblia también usa estas palabras para describir a personas que no son hermanos, pero primos o parientes o entenados o vecinos cercanos.

MARÍA ES LA MADRE DE DIOS

Es sorprendente que tantos no católicos tienen problemas con el título «María, Madre de Dios».  Ellos admiten que María es la madre de Jesús, pero argumentan que no se considera «la madre de Dios».  Los protestantes que sostienen que María no es la madre de Dios, no parecen darse cuenta de que no es lógicamente consistente en creer que Jesús es Dios, pero negar que María sea la madre de Dios.  Esta posición en realidad niega la divinidad de Jesucristo, que es una persona divina con dos naturalezas.

Hecho: Jesucristo es Dios.  La Biblia así nos lo enseña en muchos lugares (Juan 1:1; Juan 20:28; Juan 8:58; Isaías 9:6; etc.)

Hecho: María es la madre de Jesús.  La Biblia así nos lo enseña en muchos lugares (Lucas 1:31; Mt. 1:25; etc.)

Conclusión indiscutible: María es la madre de Dios.

Lucas 1:31-32- “Y he aquí, [María] concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús.  Éste será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David.”
Isaías 7:14- “Por tanto el Señor mismo os dará señal: He aquí una virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emmanuel [Dios con nosotros].”

La Biblia indica que María es la madre de Emmanuel (que significa «Dios con nosotros»).

Lucas 1:43 – “[Elisabet dijo]: ¿Y de dónde esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí?”

Elisabet también dice explícitamente que María es la madre del Señor.  Ese es el único Señor Jesucristo, que es Dios.

Efesios 4:5- “Un Señor, una fe, un bautismo…”
Juan 20:28- “Y Tomás respondió, y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!”

Esto debería ser bastante simple. Por desgracia, no es suficiente para algunas personas.  El error del protestante en este punto debe ser abordado de manera más completa y refutada.

Los protestantes señalan que la naturaleza divina de Dios es eterna y sin principio.  Esto es cierto.  Ellos argumentan que dado a que la naturaleza de Dios es eterna y sin duda no provino de María entonces María no puede decirse que es la «madre» de Dios.  Este es el argumento principal que los protestantes hacen sobre este punto.  Es un argumento muy defectuoso.

El error del protestante en este punto se deriva de atribuir a la persona del Hijo de Dios sólo lo que pertenece a su naturaleza divina.  Es un error no atribuir a la persona del Hijo de Dios también lo que pertenece o corresponde a su naturaleza humana.

Puesto que el Hijo de Dios verdaderamente se hizo hombre, al no atribuir a Él también lo que pertenece a su naturaleza humana, en realidad niegan que Jesucristo sea al mismo tiempo verdadero Dios y verdadero hombre.

El Hijo de Dios, Jesucristo, es una persona divina (la segunda persona de la Santísima Trinidad), con dos naturalezas.  Él es Dios verdadero y hombre verdadero.  Jesucristo no es un hombre que estaba unido con o inspirado por Dios.  No, Él es verdaderamente Dios que verdaderamente se hizo hombre.

Juan 1:14- “Y el Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros…”

Jesús no sólo era un humano especial que tuvo una inspiración única y la conexión al Verbo de Dios (el Hijo de Dios).  No, Él es el Verbo de Dios hecha carne.  Por lo tanto, el atribuir al Hijo de Dios sólo lo que pertenece específicamente a su naturaleza divina, y no también a lo que se aplica a su asumida naturaleza humana – como los protestantes hacen cuando niegan que María sea la Madre de Dios – es de dividir a Jesús en dos personas diferentes.

En el siglo 5 había cierto hereje que se llamaba Nestorio.  Él argumentó como los protestantes de nuestros días en este punto.  Él sostuvo que María no tenía que ser llamada Theotokos (madre/portadora de Dios), pero que solo Christotokos (portadora de Cristo).   La Iglesia de inmediatamente reconoció la herejía de Nestorio y la condeno en el año 431 en el Concilio de Éfeso.  La perspectiva falsa de Nestorio fue reconocida por la Iglesia como la herejía de cual la Biblia condeno como la «desunión» de Jesús y «anticristo».  Esta falsa idea «desune» a Cristo separando de su única persona lo que pertenece a su naturaleza divina.  Resultando en la división de Jesús en dos persona, y la posición de que Jesús solo fue un hombre que llevaba (o fue inspirado por) la persona de Dios, en vez de que la persona divina verdaderamente se hizo hombre.  Esta herejía resulto en la adoración del hombre y de la adoración de dos hijos.  La Iglesia vio esto claramente por lo que era y así lo condeno.

Segundo Concilio de Constantinopla, 553- “El santo Concilio de Éfeso… ha pronunciado la condenación contra la herejía de Nestorio… y todos, en algún tiempo después… adoptan la misma opinión que el sostuvo… Ellos expresan estas falsedades contra los verdaderos dogmas de la Iglesia, DANDO CULTO A DOS HIJOS, tratando de dividir lo que no se puede dividir E INTRODUCIENDO AL CIELO Y A LA TIERRA LA OFENSA DE LA ADORACION DEL HOMBRE. Sin embargo, el conjunto sagrado de espíritus celestiales adoran con nosotros el único Señor Jesucristo.”
Concilio de Éfeso, 431, canon 5: “Si alguno se atreve a decir que Cristo es hombre teóforo o portador de Dios y no, más bien, Dios verdadero, como hijo único y natural, según el «Verbo se hizo carne» y tuvo parte de modo semejante a nosotros en la carne y en la sangre [Hebr. 2, 14], sea anatema.”

Jesús no es de dos personas diferentes.  Él es UNA PERSONA DIVINA con dos naturalezas.  Por lo tanto, lo que le sucede a su naturaleza humana realmente le sucede a su única persona.  Su persona fue concebida y nacido en su humanidad de María.  Ella es, pues, verdaderamente su madre, y la madre de Dios.

El significado que entraña esta verdad es impresionante.  Como la Iglesia siempre ha enseñado, el Hijo de Dios, eterno e igual al Padre, tuvo dos nacimientos.  Nació antes del tiempo, y desde toda la eternidad, de Dios el Padre (Juan 16:28; Juan 8:42.).  Nació en el tiempo, como hombre, de María, su madre.  Sólo María posee esta conexión inescrutable a Dios, a una persona de la Trinidad.  Es a partir de esta verdad, que ella es verdaderamente Madre de Dios, vienen todas sus demás prerrogativas y privilegios únicos.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDS & VIDEOS FOR FREE!